Los famosos y sus casas en Nueva York

Continuamos con nuestras aventuras en la ciudad de Nueva York. Una de las cosas que me gustan es que hay cafeterías en cada esquina. Y no sólo cafeterías, tambien puestos ambulantes donde te venden desayunos y bollería. A primera hora de la mañana lo más normal es ver a muchas personas llevando su café por la calle. No es que sea muy rico, yo igual que Carol uso una cafetera Nespresso y ya me he acostumbrado a su sabor.

Nueva York es una de las ciudades más vibrantes del mundo, es conocida por muchos nombres como “La gran manzana” o “La ciudad que nunca duerme” y la verdad es que es cierto, es una ciudad tan grande e impresionante que no es de extrañar que miles de famosos hayan elegido a este destino como uno de sus lugares de residencia o un lugar para tener una segunda (o tercera) casa. Esto no deja de resultarme curioso, pues otros españoles que han conocido a fondo la ciudad señalan todas las desventajas de vivir allí (recomiendo su lectura). Y como decía antes, su café es un poco aguado para mi gusto. ¡Diferentes sitios, diferentes costumbres!

En esta entrada vamos a conocer a diez famosos que han decidido tener en esta ciudad su casa o una de ellas y lo haremos con un top 10 comenzando en orden regresivo, para que veamos cuánto dinero se han gastado en sus propiedades, seguro que os quedaréis sorprendidos.

Diez famosos y sus casas en Nueva York

  • Sofia Coppola cuenta con una propiedad que se encuentra en la calle Morton, fue adquirida junto a su esposo Thomas Mars por 9,6 millones de dólares, aunque el valor real es de 13 millones. Cuenta con un gran número de habitaciones y baños.
  • Denzel Washington adquirió un apartamento al oeste de Central Park por 13 millones de dólares y a pesar de lo que pudiera pensarse, no es un derroche de ostentosidad dado que tiene tres habitaciones y cuatro baños, lo que lo encarece es el emplazamiento donde se encuentra.
  • Alec Baldwin compró un penthouse por 12,5 millones de dólares pero después empleó otros 2,25 millones más para ampliarlo. Cuenta con gimnasio, cuarto de juegos, varios baños completos y suficientes habitaciones para la familia.
  • El director de cine Peter Jackson, adquirió un penthouse en el barrio neoyorquino de Tribeca, uno de los que más de moda están actualmente. Pagó por él 17,8 millones de dólares y se trata de un dúplex con 10 habitaciones y ocho baños principalmente.
  • Matthew Broderick y Sarah Jessicah Parker tienen a medias una propiedad en el East Village. Cuenta con siete chimeneas, siete habitaciones, patio trasero y sistema de vigilancia las 24 horas, todo ello por 25 millones de dólares.
  • El actor australiano Hugh Jackman cuenta con el apartamento más grande de su edificio. Se encuentra en Hudson River y pagó 26,5 millones de dólares por un montón de habitaciones y baños, pero también por una biblioteca, sauna, cocina profesional y también una bodega de vino.
  • El cantante británico Sting, es otro de los famosos que han sucumbido al encanto de Nueva York. Pagó 26,5 millones de dólares por un condominio en Central Park West con cinco habitaciones, lo más caro fue el emplazamiento exclusivo donde se encuentra su casa.
  • Jon Bon Jovi también tiene su casa en Nueva York, exactamente en el Soho. Es un condominio de seis habitaciones, varias chimeneas y un estudio multimedia por el que pagó 37,5 millones de dólares aunque se ha puesto a la venta por 42 millones.
  • Frente a Central Park, en el edificio San Remo, se encuentra la vivienda de Demi Moore. No es una vivienda al uso, se trata de un triplex de 75 millones de dólares, a lo que hay que sumar toda la planta baja del edificio, que también es suya.
  • El prestigioso diseñador Tommy Hilfiger tiene un penthouse de cinco habitaciones, dos pisos y unas de las mejores vistas que se pueden tener del mítico Central Park. Por esta propiedad ha pagado nada menos que 80 millones de dólares.

Para muchas personas son precios verdaderamente fuera de órbita, pero no podemos olvidarnos que estamos hablando de Nueva York, donde los precios son fluctuantes, pero casi siempre al alza, y también estamos hablando de verdaderos pesos pesados de diferentes ámbitos, a los que seguramente no les parecerán precios altos por una vivienda en la capital del mundo.